La colocación correcta del neopreno es fundamental para disfrutar de sus beneficios en la natación. Estamos ya en pleno otoño y volvemos a usar esta prenda para los entrenos en natación en aguas abiertas. Y como siempre hay “una primera vez” para algún nadador, publicamos aquí un breve listado de consejos sobre cómo colocarse correctamente un neopreno:

- La talla correcta: Es una obviedad pero es muy importante que tu neopreno sea de tu talla. Aquí el consejo sería dejarte asesorar por un vendedor experto y, sobre todo, atender a que es tan importante la estatura como el peso a la hora de escoger talla.
- Lubricación: Hay quien usa aceites lubricantes específicos para lubricar algunas partes del cuerpo para que el neopreno deslice bien y evitar rozaduras. Aquí cada cual debe ir practicando y aplicar esos lubricantes donde más lo necesita. Nosotros recomendamos colocarlo siempre en torno a la zona de la nuca y el cuello, ya que el neopreno comprime bastante y tenemos la sensación de que “tira hacia abajo”. Las zonas de rotación y movimiento (rodillas, hombros, pelvis…) también puede ser interesante lubricarlas. Otro efecto beneficioso de usar estas cremas es que facilita también quitarse el neopreno tras la natación.
- Empieza por los pies: Empezamos por los pies para ponernos el neopreno. Un buen truco es hacerlo con los calcetines puestos, ya que facilita la entrada de los pies. Si no llevas calcetines, puedes usar una bolsa de plástico.
- Bien ajustado: El neopreno es por definición una prenda muy ceñida, así que en principio no te alarmes si parece que aprieta un poco. Tira bien de las perneras hacia arriba y ajusta bien la zona del pubis. Lo más importante es que el tronco esté bien colocado, en la zona de la cadera, así evitaremos esa sensación de que el neopreno “tira hacia abajo” desde el cuello. Si es necesario, ya recolocaras las perneras a su altura idónea más adelante.
- Ojo con las uñas: Es la pesadilla de los neoprenos. Las uñas largas arañan y rompen la tela del neopreno, ya que al estirarla con las manos, el tejido se debilita y se puede agujerear con cierta facilidad. Hay que hacerlo con cuidado, sin prisas, usando las yemas de los dedos o, por qué no, unos guantes finos.
- De la cintura a los brazos: Si lo hemos hecho bien y hemos ajustado el neopreno bien arriba de nuestra cadera, será más fácil ir subiendo hasta colocar la cintura, el pecho… y los brazos. La colocación de los brazos es fundamental porque prácticamente supone tener ya el neopreno puesto. Esta parte puede servir de test, ya que si lo hemos hecho bien, al pasar un brazo y después el otro, sentiremos como el neopreno se ajusta con facilidad. Si en este punto, aún estamos luchando por colocarnos brazos, codos o cintura… es que algo va mal.
- Truco final: Antes de cerrar el neopreno acércate a la orilla e introduce en el interior del neopreno (por la parte del cuello) un poco de agua. Sentirás como esta se desliza por el interior y te permitirá recolocarte mucho más cómodamente el neopreno, especialmente en la zona del pecho, el cuello y los hombros.
- Sube la cremallera: Una vez colocado el neopreno y comprobado que no nos molesta ningún punto de movimiento, toca subir la cremallera. Todos los neoprenos Aquaman tienen la cremallera de abajo arriba, una característica única de los neoprenos de esta marca y que facilita enormemente tanto cerrar como abrir la prenda después de la natación. Esta operación es más fácil hacerla con la ayuda de otra persona, pero con práctica la podrás hacer tu solo. Guarda bien el tirador, sube la cremallera y abrocha el Velcro de la espalda.
- En movimiento: Una vez colocado el neopreno y cerrada la cremallera, comprueba que puedes realizar bien los movimientos de rotación de brazos y rodillas, y que la prenda no te tira de ninguna parte de tu cuerpo excesivamente.
- Libertad de movimiento: por último, no te sorprendas si queda ceñido, debe quedar así, ¡así que no te preocupes si te lo notas un poco apretado! No obstante, asegúrate de que puedes moverte fácilmente.